Incapacidad para tomar decisiones

Tomamos cientos de decisiones a diario de manera inconsciente, pero en algunos momentos puede que te encuentres con decisiones difíciles de tomar. Si sientes un miedo exagerado a equivocarte o a que te critiquen, puede que tengas problemas con la toma de decisiones. En este artículo vas a descubrir cuáles son las causas de la incapacidad para tomar decisiones, sus consecuencias y cómo conseguir tomar mejores decisiones.

Tabla de contenidos

1. ¿Cómo saber si soy indeciso?

Las causas de la indecisión pueden ser variadas. En este sentido, puedes ser una persona indecisa debido a que:
  • Tienes miedo a la crítica, a cometer errores o fracasar
  • Tienes poca o demasiada información
  • Buscas la perfección
  • No quieres renunciar a nada de lo que ganarías con las opciones posibles
Para saber por qué una persona se vuelve indecisa y en cambio otras no, debemos tener en cuenta algunos factores psicológicos:
  • Estrategias de afrontamiento y autoconfianza: si no tienes buenas estrategias de afrontamiento ni confianza en ti mismo, te será difícil tomar decisiones.
  • Nivel de autoestima: si tu autoestima es baja, te costará decidir.
  • Experiencia emocional: si no puedes valorar las opciones y las consecuencias de cada una de ellas, te sentirás indeciso.
  • Estilo de pensamiento: según tiendas a ser racional, emotivo, cuidadoso o experimental, te costará más o menos tomar decisiones.

2. Soy indeciso, ¿Qué hago?

Si has descubierto que eres una persona indecisa, debes saber que esto puede tener consecuencias y deberías poner remedio. Estas son algunas consecuencias de ser una persona indecisa:
  • Atribuirás tu fracaso a los demás: las personas que te rodean tendrán que tomar decisiones por ti y entonces tú les harás responsables de las consecuencias de esas decisiones.
  • Perderás apoyo de las personas que te rodean: si no tomas decisiones en torno a determinados temas, tus seres queridos te dejarán de dar su apoyo.
  • No avanzarás: si no tomas decisiones (comenzar unos estudios, dejar una relación tóxica o renunciar a un trabajo estresante, por ejemplo), te quedarás estancado en el mismo lugar. Esta actitud a largo plazo conlleva infelicidad.

3. Cómo afecta la indecisión a la vida cotidiana

Cuando en tu día a día renuncias a tomar decisiones porque te ves incapaz, pueden aparecer dificultades añadidas:
  • Dependencia, búsqueda de aprobación y anulación de tu propia identidad: tu indecisión hará que tomes tus decisiones en función de los deseos de los demás.
  • No atenderás tu parte emocional: tus decisiones son racionales pero atendiendo a tus emociones y sentimientos. Si no tomas decisiones, estarás ignorando tu área emocional y te crearás un conflicto interno.
  • No serás fiel a tus valores: si no tomas decisiones en función de tus valores, los estarás dejando de lado, y a su vez te será más difícil tomar decisiones y ser congruente con ellos.
  • Autoexigencia y perfeccionismo excesivo: siempre buscarás la opción perfecta, aunque no exista. Tenderás a tener pensamientos del tipo “debería”.
  • Evitación de situaciones: con tal de no tener que decidir, evitarás determinadas situaciones, lugares, relaciones, etc.
  • Percepción distorsionada de ti mismo, falta de autoconfianza y alteraciones del estado de ánimo (baja autoestima, desesperanza, depresión y ansiedad).

4. Claves para tomar mejores decisiones

La toma de decisiones es un proceso donde buscamos la opción más adecuada de resolver un problema. Si quieres saber cómo ser menos indeciso, estos son los pasos que deberías seguir:
  1. Analiza la situación y determina los elementos más relevantes.
  2. Define las opciones, imagina posibles resultados y evalúa de 0 a 10 cada alternativa.
  3. Identifica cuáles serían las mejores opciones.
  4. Elige la alternativa más adecuada.
  5. Haz un plan de acción sobre cómo y cuándo poner en marcha la opción escogida.
Si todavía quieres más consejos a la hora de decidirte por algo, aquí tienes algunas recomendaciones:
  • Limita el número de opciones posibles y evita pensar demasiado.
  • Márcate un límite de tiempo para tomar la decisión e intenta cumplirlo.
  • No busques la perfección y frena tu curiosidad por encontrar más información.
  • Acepta la incertidumbre de lo que puede ocurrir con una determinada opción.
  • Prioriza las decisiones importantes cuando tengas más claridad mental.
  • Cuando hayas tomado una decisión, da pequeños pasos y valora.

5. para la indecisión

Si sientes que la indecisión no es algo puntual en ti, sino que es algo habitual en tu día a día, es recomendable que acudas a un psicólogo especializado en indecisión. En Isaac Díaz Psicología te recomendamos acudir a terapia psicológica para mejorar la confianza en ti mismo, aumentar tu autoestima, disminuir tu autoexigencia y ayudarte a tolerar la incertidumbre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.